Dadis pide a Supersalud intervenir en crisis de reclusos de cárcel de Ternera

 

 

Ante la crisis que viven 2.400 personas internas en la Cárcel de Ternera y otras 2.000 con medidas de detención domiciliaria que no están recibiendo atención en salud, el Dadis elevó una queja ante la Superintendencia Nacional de Salud para que intervenga.

En el oficio, la entidad le pide a este organismo de control que "como ente de vigilancia haga seguimiento de los recursos y ponga en cintura a la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (Uspec), encargada de garantizarles la atención en salud a esta población, a fin de que se continúe prestando los servicios médicos a los que los reclusos tienen derecho".

"Estamos muy preocupados por esta reasignación de los usuarios de Caprecom al fondo del Inpec. Nosotros estamos garantizando la atención en urgencias para los pacientes, pero hay algunos con enfermedades crónicas que no están siendo atendidos. Les enviamos la documentación al Ministerio de Salud y a la Supersalud informándoles de esta situación, y solicitándoles que se tomen las medidas a las que haya lugar", precisó la directora del Dadis, Adriana Meza Yepes.

Vale recordar que, desde el 17 de diciembre del año pasado que la EPS Caprecom fue liquidada, quien entró a atender a los internos fue el Consorcio Fondo Nacional de Salud para la Población Privada de la Libertad 2015, contratado por la Uspec. Sin embargo, a la fecha no hay una red de servicios, pues la ESE Cartagena y la Clínica Cartagena del Mar no apoyan en esta labor como lo aseguró en su momento la Uspec al Dadis.

"Nos comunicamos con el consorcio a través de una línea 018000 donde podíamos hacer la gestión al usuario, enviamos la documentación, pero en ningún momento se hizo efectiva la atención a los internos. El pasado 27 de marzo la ESE y la Cartagena del Mar nos notificaron que no tienen contrato con ellos. La Uspec nos ha estado diciendo mentira tras mentira", señaló Alberto Soto García, director Operativo de Aseguramiento del Dadis.

A principios de marzo de este año, la Defensoría Regional del Pueblo ya había advertido que no hay suficientes medicamentos para los reclusos, no se cuenta con especialistas de noche, no hay personal que atienda la farmacia y que las condiciones higiénico sanitarias del centro carcelario no son las adecuadas. (Lea "Es urgente atender la situación de salud pública en la cárcel de Ternera").

INTERNOS CON VIH, TUBERCULOSIS Y PSIQUIÁTRICOS, SIN ATENCIÓN

En un informe entregado al Dadis, la directora de la cárcel, Claudia Suárez Urrego, confirmó que, en febrero y lo corrido de marzo, 17 pacientes con VIH no han recibido atención ni se les ha suministrado medicamentos porque no hay una red contratada, además no existe donde remitir los servicios de II, III y IV nivel de complejidad.

La misma situación atraviesan 6 internos con varicela, 4 con turberculosis, 43 psiquiátricos y decenas de personas que tienen casa por cárcel y padecen de cáncer, insuficiencia renal y otras enfermedades graves.

Urrego manifiesta en el escrito, que en el penal no se cuenta con los medicamentos básicos para la atención de I nivel, no hay medicinas para entregar en la farmacia, y no existe contratación para los servicios de laboratorio y recolección de productos biológicos producidos.

Sumado a esto, no ha llegado la nueva contratación para médicos, odontólogos, enfermeras jefes, enfermeros auxiliares, higienista oral y auxiliar de ondontología.