DADIS afirma que declaratoria de emergencia carcelaria ante delicada situación de salud da cierta tranquilidad

 

Cartagena de Indias D. T. y C. 10 de mayo de 2016. Como un parte de tranquilidad fue catalogado la declaratoria de emergencia carcelaria te del Departamento Administrativo Distrital de Salud (DADIS) y su director Operativo de Aseguramiento, Alberto Soto.

“Este es el resultado o la respuesta de la sumatoria de muchas acciones de los entes territoriales que han elevado sus quejas a las entidades del Estado ante la problemática en salud que sufren los internos de los centros de reclusión del país. El Departamento Administrativo Distrital de Salud (DADIS) lideró y sumó varias de esas acciones que llevaron a que se tomase esta decisión”, afirmó Alberto Soto.

“Esta declaratoria da cierta tranquilidad porque a partir de este momento, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) y la Fiduprevisora responsables de garantizar la atención en salud de los internos, podrán emprender acciones y procesos más agiles en materia de contratación para que esta población pueda acceder de manera oportuna a los servicios de salud a los que tienen derecho”, agregó Soto.

El DADIS ha realizado visitas e instó a los directivos de la Cárcel de Ternera para que realizaran un pabellón para aislar a los pacientes con enfermedades altamente contagiosas (como la varicela y la tuberculosis). “Aunque hicieron el pabellón, aún este espacio no cumple con las exigencias y por eso las enfermedades se propagaban con facilidad como sigue ocurriendo con el brote de varicela que empezó el año pasado y que hasta hoy no se ha podido cortar. Al declararse la emergencia carcelaria, hoy ese pabellón puede ser una realidad en menor tiempo porque se pueden realizar las obras haciéndole a un quite al proceso de licitación, concurso de méritos si no que pueden contratar de manera directa”, ejemplificó el funcionario del DADIS.

Acciones del DADIS

Las acciones específicas del DADIS que sumaron para que esta importante decisión se diera fueron los diálogos sostenidos con la directora de la Cárcel de Ternera, Claudia Alejandra Suárez Urrego, y por supuesto las quejas que esta, la Secretaría de Salud de Cartagena, elevó ante la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (USPEC), el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC), el Ministerio de Salud e incluso a la Superintendencia Nacional de Salud, la Personería y la Defensoría. Los internos también presentaron por su parte acciones de Tutela solicitando los servicios, pero como el USPEC no cuenta con una red prestadora de servicios de salud las acciones llegan hasta los desacatos.

Una de las acciones más reciente por parte del DADIS fue el traslado de funcionarios a la sede de la Fiduprevisora en Bogotá el pasado 29 de abril. La situación deberá normalizarse en este mes de mayo.

Mientras eso pase y durante todo este tiempo el DADIS ha garantizando la atención en urgencias para los pacientes, ha intensificado sus visitas de seguimiento a la cárcel y además, junto a la Organización No Gubernamental (ONG) Nurses For People de Estados Unidos entregó 3 cajas grandes con insumos médicos y hospitalarios para surtir las enfermerías, tanto de la Cárcel de Ternera, como la Cárcel de San Diego para la atención de los internos e incluso del personal que trabaja allí y de esta manera aliviar la situación de esta población. Entre los elementos que contenían las cajas se encontraban agujas, recolectores de orina, algodón, catéter, entre otros.

Esta secretaría también ha intervenido ambos centros para actividades de inspección en el comedor, fumigación, desratización, charlas de prevención de enfermedades crónicas no transmisibles, tamizaje de glicemia, desparasitación y toma de tensión arterial.

El país reporta 611 reclusos con VIH de los cuales 17 son de Cartagena; 2884 psiquiátricos de los cuales 43 son de Cartagena. Además Cartagena tiene 6 reclusos con varicela y 4 con tuberculosis. El DADIS ha garantizado la atención de los enfermos con tuberculosis o VIH y les ha suministrado los medicamentos.

Antecendentes

Desde diciembre de 2015 la Entidad Promotora de Salud (EPS) Caprecom fue liquidada. Los internos quienes eran usuarios de esta EPS fueron reasignados a la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios USPEC encargada de prestar servicios administrativos y operativos al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), sin embargo, a la fecha estos no cuentan con una red de servicios contratada, por lo que los internos no están recibiendo los servicios en salud que requieren.

Aunque el USPEC afirmó a principio de 2016 que celebraba contrato con prestadores de salud esta información fue desmentida mientras los internos sufrían delicadas situaciones de salud con el agravante de la situación de hacinamiento en que se encuentran donde se facilita la propagación de cualquier enfermedad transmisible.

En la cárcel de Ternera hay 2.500 internos recluidos y alrededor de 2000 que tienen detención domiciliaria para un total de 4000 bajo la protección de este establecimiento. Alrededor de 150 personas, de todos ellos, están demandando algún tipo de servicio que hasta hoy no había sido garantizado.

Ante estos hechos, a mediados de marzo, el DADIS emprendió las acciones como notificación y elevación de quejas y solicitudes al Estado para que se tomasen las acciones a las que hubiese lugar.