Pesebreras de caballos cocheros incumplen casi todas las normas

 

Cartagena de Indias, D.T. y C. Julio 20 de 2016. Pisos de tierra y no de cemento, que no tienen aserrín, viruta o cáscara de arroz para que los caballos no sufran y bebederos y comederos de metal u otro material poco sanitario, son algunas de las falencias que el Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis) encontró durante los operativos de inspección a los 120 módulos de los caballos cocheros ubicados entre Chambacú (43) y Marbella (77).

“Queremos que el servicio mejore. El Alcalde está muy interesado en que el servicio de coches sea de verdad una opción turística. Cartagena se ha caracterizado por sus coches, pero queremos que el servicio se preste bien”, dijo Adriana Meza, directora del Dadis.

La funcionaria explicó que el Dadis ha hecho visitas regulares a estos módulos y aunque a los cocheros se les había puesto un plan de mejoramiento, no lo han cumplido por lo que deberán hacerlo en un plazo no mayor a 30 días pues podrían ser sancionados la suspensión de actividades.

“Quiero aclarar que cada caballo está asociado a un coche. La licencia que suspenderíamos es la del coche, se abriría un proceso administrativo que podría llegar a la cancelación de la licencia”, advirtió Meza.

Incumplimientos y el deber ser

De lo poco que se encontró ajustado a las normas, está el hecho de que los cubículos tienen la medida correcta de 3x4 metros como área para los animales, sin embargo fueron más las fallas.

Por ejemplo se encontró que los pisos son de tierra y deben ser de plantilla de cemento que vendría siendo la cama del caballo. Además deben tener aserrín, viruta o cascarilla de arroz que se convierte en el colchón del animal para que este pueda descansar realmente.

De igual forma los bebederos y comederos deben estar a una altura de 90 centímetros del piso y deben ser de material sanitario y fácil de lavar como plástico. “Encontramos que algunos eran sobre el piso o superan la altura y que aún utilizan lata, fibra o cascarones de nevera viejos que además de no ser material higiénico pueden lacerar al animal”, dijo la directora del Dadis.

Aunque los incumplimientos son muchos y variados estos hechos no ponen en riesgo la vida de las personas por lo que se les concedió este último plazo que será verificado dentro de un mes y de no cumplir se anunció que se tomarán medidas más drásticas.